Curiosidades sobre el tiburón duende

Curiosidades sobre el tiburón duende

Estamos ante uno de los tipos de tiburones más interesantes y antiguos de todos los tiempos, ya que presenta una estructura interna y externa casi prehistórica. Por este mismo motivo, y tal y como te podrás imaginar, se trata de un escualo bastante difícil de encontrar, aún y cuando buscas en su hábitat natural (océano Pacífico, Índico y Atlántico).

Probablemente debido a dicha naturaleza tan antigua, es prácticamente imposible criarlos en cautiverio, muriendo a los pocos días (suelen tener una esperanza de vida de alrededor de una semana, como máximo).

El tiburón duende, un ejemplar muy antiguo y misterioso

Actualmente, el tiburón duende es el único pariente vivo de la familia Mitsukurinidae, siendo Scapanorhynchus y Anomotodon sus parientes extintos más cercanos. Esto implica que es el único tipo de elasmobranquio lamniforme que queda vivo en La Tierra. Un tiburón muy antiguo, y con mucha historia, datos y curiosidades que contar soobre él. Por ejemplo, dónde vive.

Su hábitat natural: Este animal vive en las profundidades del océano, a una distancia en la que no llega la luz del sol, y precisamente por esto mismo es tan difícil de encontrar. Par alimentarse, se valen de habilidades sensoriales, que les sirven para detectar las ondas eléctricas que emanan de sus presas, para así cazarlas. El cómo lo hacen es otra interesante cuestión, ya que su mandíbula es también distinta a la del resto de tiburones.

Su boca: Esta forma tan rudimentaria de caza se complementa a la perfección con sus mandíbulas, de libre movimiento. Esto quiere decir que se desplazan hacia adelante con total libertad a la hora de cazar, algo muy curioso y al mismo tiempo atípico entre los propios tiburones.

Cuerpo del tiburón duende: La mandíbula del escualo no es la única característica fisiológica que destaca por su extrañeza, ya que si algo caracteriza a este tiburón son precisamente sus numerosas particularidades fisiológicas. Comenzando por su color de piel, el cual es entre rosado, o rojizo (con el lomo de color plateado) y acabando por el prominente cuerno o morro que le sobresale de la cabeza.  Este es el único tiburón que presenta una propiedad de este tipo, y es que dicha extensión de su cuerpo a modo de hocico, le sirve precisamente para detectar las ondas eléctricas de sus presas (crustáceos, moluscos, pequeños peces, etc.) Ya que se encuentra plagado de receptores denominados como “ampollas de Lorenzo”.

En cuanto al extraño color de piel del tiburón duende, este viene dado debido a que en realidad esta es transparente (probablemente, el que no reciban la luz del sol tiene mucho que ver con ello) y se les transparenta la sangre y algunos elementos internos.

Su reproducción: Este es un tiburón del cual se desconocen muchos datos, su reproducción incluída. Esto es debido a su hábitat natural: 1500m bajo el nivel del mar, o más. Y es que el hombre no ha sido capaz aún de poder estudiarlo en las profundidades del océano, pese a que se cree existen muchos ejemplares de este tipo. Aún así, y con los pocos datos que se barajan, la hipótesis es que se trata de una reproducción ovovípara.

Extinción del tiburón duende: La clave de que esta especie no se haya extinguido aún, pese a su antiguedad, probablemente sea debido a dónde vive el tiburón duende. Y es que pese a poder llegar a medir hasta 6m (que se sepa), el lugar que ocupa en las profundidades del océano le ha servido para ocultarse, y evitar sobre todo el encuentro con el ser humano. Quien probablemente, y tal y como ha ocurrido ya con otras especies (ya sean de tiburones u otros animales, tanto acuáticos como no) habría disminuído considerablemente el número de ejemplares de esta especie, tan extraña como interesante.

Aún y cuando la interacción del tiburón con el ser humano sea prácticamente nula, sí que existen multitud de países donde se comercializan algunos especímenes de la especie, que hayan sido capturados o pescados de alguna forma. Por tanto, cada vez se va conociendo más sobre ellos, y cada vez la humanidad se va acercando más a las profundidades del océano, donde habitan.

Deja un comentario