TOP 5 Peores ataques de tiburones a humanos

TOP 5 Peores ataques de tiburones a humanos

Los ataques de tiburones a humanos están llenos de mitos y exageraciones en algunos casos, inspirados por la película de terror de Steven Spielberg; pero ciertamente, existen casos que han llegado a ser letales y que llaman profundamente la atención. En este artículo queremos compartir todo lo que debes saber acerca de los ataques de tiburones a humanos, fundamento en hechos reales y estadísticas, de esta manera, se obtiene una percepción real y de respeto a estos depredadores de las aguas.

Estadísticas de los ataques de tiburones a humanos

Las estadísticas de ataques de tiburones están muy lejos de una película de Sharknado hecha realidad, pero sí son representativas. El año con más ataques de tiburón registrados ha sido el 2000, con 79 ataques alrededor del mundo y 11 muertes en total. Una mala manera de iniciar el nuevo milenio en el océano. Pero ya para el 2005 y 2006, esa cifra disminuyó a 61 y 62 ataques respectivamente.

Curiosamente, la mayoría de estos casos de ataques se registraron en las aguas de los Estados Unidos. En Australia, Sudáfrica y el resto del mundo, los casos son escasos.

Por otro lado, según datos del International Shark Attack File (ISAF), desde 1958 se ha registrado un total de 2.251 ataques en todo el mundo, de los cuales solo 464 resultaron letales.

Los tiburones con peor fama y responsables de la mayoría de estos ataques son el tiburón blanco, el tiburón tigre y el tiburón toro. Por su gran tamaño, son un peligro potencial para los seres humanos si su intención es atacar.

Sin embargo, desde el año 2013, se ha hablado de apenas 12 muertes por año producidas por ataque de tiburones a humanos. Aunque las cifras totales de ataques en 2017 según reporta el diario ABC fue de 88 a nivel global.

No obstante, algunos oceanógrafos permanecen escépticos, pues las víctimas rara vez recuerdan los detalles del ataque y casi nunca se encuentran dientes en las heridas para afirmar con certeza que se trataba de un tiburón, y más aún, para especificar qué especie de tiburón es la culpable.

Dicho esto, compartimos algunos ataques que realmente terminaron muy mal.

Algunos ataques de tiburones a humanos más desastrosos

  • En 1945, un buque de guerra, el USS Indianápolis, se dividió en dos por torpedos japoneses. 900 hombres quedaron expuestos en las aguas y solo 316 sobrevivieron. Woody James, que vivió para contarlo dijo: “Los tiburones estaban alrededor, eran cientos… Todo estaba tranquilo y de momento se oía gritar a alguien y entonces se sabía que un tiburón lo había atacado”.
  • En 1984, se registraron cuatro ataques en un lapso de 15 días en frente a la costa del Pacífico de Estados Unidos. Uno de esos casos es relatado por Omar Conger, quien estaba descansando dentro del agua cuando vio que un tiburón blanco tomó a su compañero Chris Rehm. En sus declaraciones dijo: “Lo agarró por detrás, y mientras lo sacudía violentamente, lo arrastró bajo el agua”. El tiburón soltó a la víctima y Conger nadó con él hasta la orilla, pero era demasiado tarde, Rehm murió desangrado.
  • En 1985, un poderoso tiburón blanco partió por la mitad a la joven de 33 años Shirley Ann Durdin mientras buceaba en la Bahía de Peake de Australia. Su esposo e hijos solo pudieron ser testigos de la horrible escena, y cuando llegaron los rescatistas solo encontraron un torso sin cabeza.
  • Peñasco Zimmerman y su amigo Randall Fry estaban buceando frente a las costas de California en 2004. De repente, Zimmerman se giró para ver a Fray y vio en la superficie las aletas del tiburón antes de que el agua circundante se pusiera roja. Zimmerman nadó hacia la orilla pero Fry no vivió para contarlo, horas más tarde se encontró solo su cabeza, el cuerpo desapareció.
  • A los 13 años, Rodney Fox fue a la defensa de su título de lanza de pesca australiano pero un gran tiburón blanco lo agarró y lo arrastró a través del agua boca abajo. Corría el año de 1953, el ataque del depredador fue brutal, lo envistió tres veces y en la tercera lo llevaba rumbo al fondo del océano, pero entonces misteriosamente lo liberó. El adolescente, después de casi ahogarse y tras haber perdido un brazo salió a la superficie. Lo subieron a bordo de un barco con la caja torácica, pulmones y el estómago superior expuestos, y luego, tras cuatro horas de cirugía y 360 puntos, milagrosamente sobrevivió.

Deja un comentario